En una zona, y más concretamente en una calle, con mucha competencia como es Conde de Barajas se sitúa Edición Limitada. Un nuevo espacio gastronómico (así se denominan) donde podemos encontrar tapas con productos de temporada, una carta corta pero variada y un local y un servicio acorde a su cocina.

Como ya he comentado antes, la calle Conde de Barajas es uno de los epicentros de «gastrobares» de alta calidad que tiene la ciudad, ahí podemos encontrar D´Mercao, Az- zait o La Azotea, sin contar Eslava que está un poco más adelante.

Nada más entrar te llama la atención la luminosidad del local, tonos claros y un ambiente muy acogedor. Pude conocer a Gonzalo, su dueño y cocinero, que se mostró muy atento durante toda la noche con todas las mesas que estaban en el local. Tanto él, como todo su equipo, mostraron interés en que estuviéramos cómodos, proponiendo comida y bebida y relacionándose con el cliente para tener un buen feedback. Al final de la cena entregan un breve cuestionario para conocer las opiniones in situ, muy importante no encerrarte en tu cocina e interesarte en conocer que opina tu verdadero jefe, el cliente.

Comenzamos. Edición limitada cuenta con una heterogénea carta de vinos y de cervezas industriales y artesanas. De beber pedimos una copa de vino Nube, blanco semidulce de Bodegas Leza García y una cerveza Dawat Pedro Ximénez, de color tostado y sabor dulce, no muy fuerte.

Para comer Gonzalo nos «obligó» a pedir el Gua Bao de cordero,  el pan de moda ( a mí me encanta) relleno de guiso de cordero con chile dulce, soja y cilantro. Me gustó mucho, pero quedó totalmente eclipsado por la tapa que pedimos a la vez. Salmorejo ahumado con pulpo a la brasa y aceite ahumado. Dos de mis productos favoritos unidos en una misma tapa. El salmorejo con textura y denso y el pulpo en su punto, con una sal negra que lo complementa y el toque de la brasa que lo hace una tapa TOP. Hubiera repetido la misma tapa 10 veces más.

Probé otra cerveza más, la Estrella Damm especial Edición Ferrán Adriá, creada en 2008 por Ferran Adrià y el equipo de sommeliers de elBulli. La acompañamos con el Magret de pato, macerado en soja y hecho en la barbacoa, noodles salteados con verdura y semillas de sésamo negro, y con unos Noodles de trigo con pulpo, langostinos y algas (plato del día). En esta ocasión vuelve a haber un claro ganador. El magret, y más concretamente, los noodles con la salsa de soja, estaban a un nivel altísimo. Con un color y sabor intenso, lo convierte en uno de los puntos fuertes de la carta.

De postre (sé que muchos os quejáis de que no pongo casi nunca postre) pedimos la torrija de MB (Martin Berasategui), Gonzalo le da su toque acompañándola con leche de coco, no con helado.

Gran descubrimiento este Edición Limitada, variedad de tapas y bebidas, a un precio semejante al de todos los «gastrobares», con un trato muy cercano y un amor por la cocina transmitida en cada plato.