Grupo La Raza vuelve a sus orígenes recuperando el concepto de restaurante de Los Corales.

Así empieza la descripción de Los Corales (abierto desde 1938) en la web del grupo la Raza. Y ese es el objetivo. Gracias a Antonio Bort (chef ejecutivo del grupo) y a un gran equipo de sala Los Corales optan a estar en el «olimpo» de los restaurantes sevillanos.

Con una gastronomía renovada por este grandísimo cocinero de moda (merecida), en la que destacan una elaboración imaginativa y presentación de los platos cuidada, Los Corales apuesta por una cocina de mercado con productos acordes a la preparación de los mismos.

Me gustaría destacar el servicio de sala, compuesto por profesionales del sector, con una función relevante en el cómputo global del servicio. Muchos de los platos son terminados en mesa, delante del comensal, dándole un toque clásico ya casi en desuso.

La carta amplia y diversa. Dividida en potentes entrantes y platos principales con una estructura sólida en pescados y carnes.

Paso a contar mi experiencia.

Pude probar las ostras con perlas de citricos, la manzana de paté al tía María, la ensaladilla de centolla, risotto al parmesano con setas de temporada y fruta negra, el steak tartar, un bao con calamar en tempura y el postre chocolate con chocolate y chocolate. A continuación detallaré los platos más destacados.

La manzana de paté es una obra de arte. El plato en sí es precioso, bellísimo, y además sabroso.

La ensaladilla de centolla muy cremosa y bien conjuntada con la carne del centollo, recomendable.

La presentación del risotto se convertirá en uno de los vídeos virales de la Sevilla gastronómica. Te lo presentan dentro de un gran queso grana padano, con una apertura central en la que se vierte un pequeño vaso de vodka para poder flambearlo. Posteriormente rascan las lascas de queso y lo añaden al risotto. ¡ESPECTACULAR!

La elaboración del steak tartar también es in situ. Puedes elegir el nivel de sal y picante al gusto. Yo como siempre lo pedí muy picante…¡sabor!

El nombre del postre de chocolate, con chocolate y chocolate no deja lugar a mucha imaginación. Unas 5/6 elaboraciones diferentes con el ansiado manjar oscuro.

Aquí finaliza mi experiencia en Los Corales.

Me llevo unas sensaciones muy positivas con el concepto y con la gastronomía. Desde aquí agradezco a Antonio Bort la invitación de este menú degustación tan extenso. Síganle la pista desde cerca porque ya es un referente.