El Restaurante A Banda se sitúa en una esquinita de la calle Presidente Cárdenas. En una zona con clara tendencia juvenil universitaria, encontramos este restaurante famoso por sus arroces, hechos en el momento y con productos de calidad.

Los amigos de Gourmedia concertaron un menú compuesto de un variado de croquetas, parrillada de verduras, paté casero, arroz y postre.

Local sobrio, sin ruido, tranquilo, sencillo y con aspecto familiar. Trato cercano de los empleados y conocedores del producto que «venden».

Mientras decidíamos bebida, de entrante probamos uvas con queso y nueces. Comenzamos el menú.

Combinados de paté compuestos de pato, pollo al oloroso y pollo con un toque de queso. Patés de elaboración propia, de grato sabor el que tenía la pincelada de oloroso.

El variado de croquetas venía junto con un alioli muy potente. Las croquetas eran de espinacas con roquefort, jamón, puchero y cola de toro. También todas caseras. Pasaron desapercibidas, no estaban mal pero no es su punto fuerte.

La parrillada de verduras era una combinación de alcachofas, setas, calabacín y espárragos, acompañados de una porción de queso de cabra. Quizás poca variedad de verduras, pero un gran acierto la compañía del queso para no hacerlo monótono.

Pasamos a la estrella del día, y sin duda del local, el arroz. Tienen una gran diversidad, me quedé con las ganas de probar el meloso con setas y foie. Pudimos catar el meloso con carrillada de cerdo. Muy bien presentado en una paellera, bastante correcto en cantidad y sobresaliente en sabor y sobre todo textura. La carrillera estaba muy gustosa y tierna.

El postre fue un coulant de chocolate acompañado de un helado. Destaco que también fuera casero y se notó en el sabor nada artificial.

Una satisfactoria experiencia en uno de los templos del arroz en Sevilla. Si sois arroceros tenéis que ir si o si.