“Una fusión de sensaciones y experiencias gastronómicas en un marco incomparable” Es la primera frase que vemos en la web de Voraz.

La primera impresión confirma esa primera frase, marco incomparable. Local precioso, muy moderno, con dos partes muy diferenciadas tal y como nos confirman miembros del equipo. Dos partes diferenciadas en una para tapas y otra para restaurante.

El concepto es bastante amplio. Los jueves podemos encontrar cenas de Sushi + Dj, la oferta con la que se vende el evento son 18 piezas de sushi y botella de vino por 20€.

Nos recibe Antonio, su cocinero. Nos reafirma en la idea de la primera frase que encontramos en su web. Cocina vanguardista mezclada con la cocina de siempre (incluyen guisos). Antonio hace especial hincapié en los productos de Voraz, primera calidad y certificados, como luego comprobaréis.

Empezamos. El primer plato que nos presenta el chef es un “tataki de atún” sobre ajo blanco. La sorpresa fue grande ya que no era atún. En la carta indica que es “ajoblanco con tartar de salazones con granizado de melón”. Se confirma la otra premisa del local, un toque vanguardista a la cocina tradicional. El ajoblanco suele estar acompañado de uvas o de melón (como este caso), pero Antonio le ha dado su toque presentándolo en aspecto de Tataki. Genial.

Continúamos por platos de toda la vida y muy sevillanos, salmorejo y ensaladilla rusa. Obviamente no son los platos de siempre. El salmorejo se elabora como una mousse, dándole un toque esponjoso y suave. La ensaladilla es de ahumados con una mayonesa suave de melva.

La siguiente tapa fue la favorita de mi acompañante, Juanmi Vega, en este gran almuerzo. Tal y como la describió él: “Hay platos que están ricos y luego están otros que te hacen feliz”. La tapa en cuestión es “taco de merluza envuelto en tortilla de camarones“.

Llegó el momento de la artillería pesada (mi favorito). Gambas blancas y langostinos a la plancha. No hace falta añadir mucho más aquí. Producto de primera división, acorde con su sabor. Maravilloso.

Y ahora llega, para mí, la gran apuesta de Voraz. Las carnes son de una calidad muy alta, pudiendo ver el cliente el pasaporte de la carne que se va a comer. Este pasaporte no es más que la comprobación de que el buey es buey y que la ternera es ternera. La imagen que tenía el plato de carne que nos presentaron era fastuoso. 4 piezas diferentes, a cual mejor. Ternera, vaca, buey y maduración de 90 días. Todas con un sabor bárbaro, pero si he de quedarme con alguna sería con el Buey. Tierno, en su punto y con un sabor portentoso.

Para finalizar, Antonio nos presentó un postre llamado Icecream tempura y un gin lemon aereo.

Experiencia más que satisfactoria en Voraz. Muy recomendable para paladares exquisitos y amantes de los productos de calidad.

Dirección: C/ Virgen de la Oliva. Parque de los príncipes. Sevilla. Tfno: 955 51 40 74