Todo viaje debe llevar incluido conocer la gastronomía de la ciudad/país a visitar. Si no, ni es viaje ni es ná.

En mi periplo por Bélgica he podido conocer la amabilidad de su gente, su cercanía y sobretodo su gastronomía. Bélgica es conocida como el corazón de Europa, por estar «en el medio» y por ser la sede del Parlamento Europeo, y eso trae una gran variedad cultural con todos sus beneficios.

La gastronomía belga está influida por una gran combinación de cocinas del mundo. Sus platos típicos son tan variados como llamativos. La cocina belga tiene 5 puntos muy notorios.

  • Las patatas fritas o frites las encontraras por toda Bélgica, normalmente en cartuchos, con salsa y para comértelas con las manos. Os recomiendo una salsa llamada Andalouse. Me llamó la atención por el nombre y estaba muy buena. Es una mezcla entre gaucha y brava.
  • Los mejillones o moules también es uno de los platos típicos belga. Me lleve una grata sorpresa al pedirlos, siempre acompañados de patatas. Lo cocinan de formas diversas. Yo los probé al ajo, también los había al natural y al vino blanco.
  • La carne a la brasa se come mucho, muchísimo. Gracias al free tour que hicimos nos recomendaron un local de buffet libre de costillas a la brasa. Espectacular.
  • Los golosos y dulceros moriréis de placer en Bélgica. Entre gofres y chocolate os quedaréis ensimismados.
  • Y para finalizar, y no menos importante, no debéis salir de Bélgica sin probar su cerveza. Hay abundantes  cervecerías con multitudes de marcas, tipos y estilos.

Ahora os voy a dejar un par de recomendaciones:

  • FreeTours para Bruselas con la empresa Buendía, buenísimos. Twitter Buen Día .
  • Amadeus, el buffet libre de costillas que os comentaba de Bruselas. Facebook Amadeus
  • Las mejores cervecerías de Bruselas son Delirium y Le Mort Subite.